lunes, 17 de octubre de 2016

Lo Extraordinario


CORRIENTE

Viernes, 17 de Octubre de 2014


He renunciado a lo extraordinario
para vivir lo corriente.

El mar, en plena calma,
en murmullos me ignora;
el mar hoy no huele a mar,
¡no quieren ser las olas!

Para ser de la marea gregario,
no me lleva la corriente.

Las moscas me persiguen,
también en nuestro banco;
no me dejan llorar…
¡Aquél no es nuestro banco!

Cuando el mar ya no huele a mar,
y no soy de la corriente gregario.

Sobre la arena oscura,
mis zapatos mojados.
Vida ordenada, gente
y un día soleado.

Por morir en lo corriente,
he renunciado a lo extraordinario.


38. Corriente
Desgarro - IV. El Amor
Pedro M. Cepedal Flores

niña-mar-joaquin-sorolla-impresionismo-español
Niña entrando al mar, J. Sorolla 

2 comentarios:

  1. A veces lo corriente encierra más belleza y más paz que lo extraordinario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cuánta razón llevan tus palabras, Cayetano, sobre todo paz. Vivir perpetuamente en lo extraordinario es imposible para el alma.
    Un saludo.

    ResponderEliminar