lunes, 10 de octubre de 2016

La Nuit d'Exil


LA NOCHE DE EXILIO

Qué importa el exiliado si son colores falsos
Juraría dice que es París, si uno
No se negara a creer en las apariciones
Oigo el violín preludiar en la orquesta

Es la Ópera dice este fuego fatuo cambiante
Me habría gustado fijar en mis ojos medio abiertos
Esos balcones iluminados esos bronces ese tejado verde
Esa esmeralda apagada y ese zorro de plata

Reconozco dice estas bailarinas de piedra
La que las guía lleva una pandereta
Pero quién pone esa frente esos reflejos submarinos
El durmiente despierta y se frota los ojos

Medusas dice lunas halos
Bajo mis dedos finos despliegan sin fin su palidez
En la Ópera adornada con ópalos y lágrimas
La orquesta entera imita mis sollozos

Me habría gustado fijar mi memoria loca
Esa rosa dice esa malva desconocida
Ese dominó fantasma al final de la avenida
Que cambiaba de ropa cada noche sólo para nosotros

Esas noches te acuerdas Recordarlas me duele
Tenían tantos relámpagos como el ojo negro de las palomas
Nada nos queda ya de esas joyas de sombra
Ahora sabemos lo que es la noche

Quienes se aman sólo tienen el amor por morada
Y tus labios mantenían cada noche la apuesta
De un cielo de ciclamen por encima de París
Oh, noches apenas noches color de la ternura

El firmamento se abovedaba de diamantes para ti
Y te jugué mi corazón en igualdad de probabilidades
Sol giratorio de los bulevares luces de Bengala
Cuántas estrellas por tierra y sobre los tejados

Cuando lo pienso hoy las estrellas hacían trampa
El viento arrastraba muchos sueños a la deriva
Y los pasos de los soñadores resonaban en las calles
Los amantes se abrazaban bajo las puertas cocheras

Poblábamos los dos el infinito de nuestros brazos
Tu blancura encendía la penumbra eterna
Y yo no podía ver al fondo de tus pupilas
Los ojos de oro de las aceras que no se apagaban

Siguen pasando las carretas de verduras
Entonces los percherones se iban lentamente
Con hombres lívidos durmiendo en las coliflores
Los caballos de Marly se encabritaban en la bruma

Hacen allí los lecheros un alba de hojalata
Y amanece San Eustaquio en los ganchos de las tiendas
Los carniceros cuelgan animales fantásticos
Prendiendo la escarapela en sus vientres sangrientos

Acaso decidió callarse para siempre
Cuando la dulzura de amar desapareció una noche
La gramola mecánica en la esquina de nuestra calle
Que por diez monedas francesas tocaba una canción

Volveremos a ver alguna vez el paraíso lejano
Les Halles la Ópera la Concordia y el Louvre
Esas noches te acuerdas cuando la noche nos cubre
La noche que viene del corazón y no tiene mañana


'La Noche de Exilio' -La Nuit d'Exil-,
Louis Aragon

*Traducción de Raquel Lanseros para la edición del libro 'Los Ojos de Elsa', Colección Visor de Poesía

boulevard-montmarte-nuit-noche-camille-pissarro-impresionismo-national-gallery
Le Boulevard Montmartre, effet de nuit, C. Pissarro

2 comentarios:

  1. La más larga de todas las noches.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, es duro ponerse en la piel de aquellos a quienes el horror obliga a abandonar sus lugaes amados. Me parece un canto precioso y conmovedor por parte de Aragon. Gracias, Cayetano.

      Eliminar