miércoles, 28 de septiembre de 2016

Retén del Tiempo


RÍO


Una mariposa blanca
revolotea por los matojos.
Entre murmullos de alivio
y silbidos de vientos pasados,
hoy vuelvo a visitarte,
mi río eterno y hermano.
Hoy –que, al regalo del astro rey,
a cada escalón brindas un destello
dorado y cegador-
desnudas tu límpido ser: un fondo
que ya olvidó sus raíces negras.

Una mariposa blanca
revolotea entre los matojos.
Hace un calor inusual;
tus veredas perfuman el ambiente
en el verde amarillento de su fronda.
¿Qué quieres decirme, río?
Hoy no logro entender tu arrullo
en la pesadez del aire plomizo.

Una mariposa blanca
revolotea por los matojos;
ya la he visto antes en el camino,
pero he creído no querer verla
batiendo alas de fuego fatuo,
fulgores que preconizan
un camino de yerbas secas, muertas
para la próxima vez que te visite,
arrebatándome el retén del tiempo:
mi única certeza de lo eterno.

Río, río, en el refugio
de tu cambiante inmutabilidad,
después de tantas vidas,
¿ahora eres efímero?
Una mariposa blanca
se esfuma entre los matojos.


4. Río
Desgarro - I. El Tiempo
Pedro M. Cepedal Flores

rio-nalon-san-vicente-cuenca-minera-asturias
Río Nalón a su paso por San Vicente, en la Cuenca Minera, Asturias (Fotografía propia).

2 comentarios:

  1. Conversar con el río es una buena afición que ayuda a combatir la soledad. Unas veces responde y otras no, todo depende del estado de ániimo de cada uno. Esa lección la aprendí de Gerardo Diego y de Antonio Machado, grandes solitarios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Coincido plenamente contigo, y cada día es diferente, según el tiempo que haga, sus olores y sonidos expresan algo distinto. Gracias por tus palabras, Cayetano.

    PD: disculpa el retraso al responder, he estado unos días fuera.

    ResponderEliminar