miércoles, 21 de septiembre de 2016

Mujer Efeméride


PASEO MATUTINO EN DOMINGO

Málaga, 21 de septiembre de 2014

the-day-after-edvard-munch
The Day After, E. Munch

Domingo por la mañana, camino
por la ciudad franca, aún acostada
-¡soy asceta de parajes solitarios
por los que bullen fosas abisales!-:
desnuda tez perla sin maquillar,
duerme plácida, ajena a los tormentos
que una envidiosa resaca le guarda.
¡Así ansío esta ciudad, la mujer
efeméride de una noche previa
vivida en cristales de copas rotas!

Las calles llenas de hojas, rachas de aire
cortante y arisco como respuestas
encontradas a preguntas perdidas;
hedor de alcantarillas vomitando,
contenedores de basura ardiente…
Su aliento pastoso como elixir:
cerveza negra, whisky cristalino.
Aliento aún por despertar que sólo
acaricio en pesadillas lejanas...

Los despojos que componen mi cuerpo
no pueden retozar en sus cabellos,
lamer la frescura de su sonrisa…
Tan sólo la contemplo desde lejos
en cada papelera reventada,
en cada retrovisor golpeado,
en los que mis anhelos desembocan.
No sé cuánto dura ya este paseo
monótono de rumbo circular,
de asfalto firme, cubierto por hojas
que ocultan adoquines sibilinos.

Ella abre los ojos, que no me ven,
empañados por una noche previa;
yo la contemplo desde el otro lado,
muerto por inspirar su aliento etílico,
vida a través de las hojas caídas.


37. Paseo matutino en domingo
Desgarro - IV. El Amor
Pedro M. Cepedal Flores

the-voice-edvard-munch
The Voice, E. Munch

4 comentarios:

  1. Elementos de difícil encaje poético y, sin embargo, gracias a la magia del genio creativo, los desechos de la noche, se organizan a primera hora de la mañana como elementos de honda inspiración mientras el poeta pasea entre una jungla de basuras y de hojas caídas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, Cayetano, es halagador para mí. Pues en mi caso, en los últimos años, son precisamente esos elementos devastados, deteriorados, sucios, decadentes, los que me resultan de mayor inspiración. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Usted es hijo de aquellos poetas malditos, sin duda. Keats hubiera estado feliz de leer su hermoso poema.

    Feliz tarde.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es demasiado cumplido, Madame, pero me ha hecho ilusión. Sí, la lectura simbolista y decadentista me atrae enormemente, y muy especialmente Rimbaud, al que le dedicaré alguna entrada el mes próximo.

      Bisous.

      Eliminar